viernes, agosto 11, 2006

Sobrevolando tejados

Podemos volver a volar sobre el tejado de Doña Otilia, nunca se dará cuenta de que lo hacemos, está definitivamente sorda. Se pasa las tardes hablando con el cuadro de su difunto marido, así que además debe estar también un poco ciega. Seguro que no ve nada más allá de sus propias narices. No nos ve, no nos ve pasando cerca de su ventana y no nos ve rozando apenas los girasoles del jardín al alzar el vuelo.
En realidad puede que simplemente esté loca. Eso explicaría muchas de las cosas que se oyen y se escuchan en su casa. Vive sola desde hace años y no deja entrar a nadie ni se deja ayudar por nadie. Y se oyen ruidos extraños... Lo sé porque pasamos muchas tardes sobrevolando su tejado.
A mí, sinceramente me da igual, me conformo con poder seguir volando sobre su tejado. Nadie más lo permitiría. Las personas correctamente normales no pueden evitar vernos con malos ojos, no lo comprenden. No entienden por qué no nos volvemos a casa a sobrevolar nuestros propios tejados, no entienden que nos guste un tejado diferente, aunque no tiene porqué ser uno diferente cada vez. Con el tejado de Doña Otilia tenemos suficiente.
Sobrevolar nuestros tejados no tiene sentido, no nos va aportar nada nuevo, los conocemos a la perfección y nos mata el aburrimiento sintomático que produce la mera posibilidad de sobrevolarlo. ¿Y para qué? Sin embargo, el tejado de Doña Otilia es escrupulosamente perfecto, y odiosamente estimulante. Con tejados como ese, sí que merece la pena dejarse llevar.
La gente correctamente normal no sabe lo que se pierde. Sin duda, lo mejor de la vida es sobrevolar ciertos tejados. Sólo unos pocos, los adecuados, los escogidos, lo estimulantes, pero sobrevolarlos, sobrevolarlos, al menos, una vez a la semana.

10 comentarios:

Retrato de Dorian Gray vie. ago. 11, 03:07:00 p. m.  

¿Y es ese un vuelo solitario o en compañía? Porque la mejor parte del vuelo es poder compartirlo...

bowie vie. ago. 11, 05:08:00 p. m.  

me encanta este relato.
:-D tiene un toque "cortazariano" (qué palabro) muy genuino

va el abrazo

Maryna vie. ago. 11, 08:54:00 p. m.  

Es estimulante sobrevolarlo porque algún día no se podrá hacer, si fuese nuestro, además de tenerlo muy visto, sabríamos que estaría ahí el resto de nuestra vida.
Quizá lo verdaderamente estimulante es sobrevolar algo limitado, disfrutarlo porque mañana, o pasado, o dentro de unos meses o unos años, ya no estaremos allí.

;) Un besote

Raist sáb. ago. 12, 07:35:00 p. m.  

Sobrevolar da un punto de vista interesante de las cosas, como no solemos verlas habitualmente.

Nepomuk dom. ago. 13, 03:57:00 p. m.  

No está mal la situación. Tú podrías chillarle -¡Eh, Doña Otilia! ¡está usted loca!- y ella responderte -Vale, pero... la que está volando eres tú, jamía...-

:d

Alnitak lun. ago. 14, 07:00:00 p. m.  

Dorian: Acompañado si se puede, acompañado, pero sobrevolar tejados con atardeceres es una actividad que prefiero hacer en soledad.
Maryna: Es interesante porque en este caso está limitado pero no prohibido, está el cosquilleo de "cuando venga algún familiar de Doña Otilia se nos acaba el chollo", y por ello se disfruta cada día. Si estuviera prohibido sería arriesgado, atractivo y atrayente pero no lo disfrutaríamos lo suficiente por el miedo a ser descubiertos.
Raist: Y es precisamente ese punto de vista el que me permite disfrutar del tejado y del volar, aunque el panorama no sea especialmente bonito.
Bowie: Cortazariano? Me halaga y mucho el comentario, pero creo sin duda que me queda grande.

Cascabel mié. ago. 16, 11:51:00 p. m.  

Me encantan las incursiones a los tejados ajenos...me gustan los locos, los desheredados, los no correctamente normales...Me gusta de vez en cuando salirme del tiesto y jugar a ser otra en otro tejado.

Besos

Angus Scrimm vie. ago. 18, 01:17:00 a. m.  

¿Qué tejados de mi ciudad sobrevuelo? Ninguno, demasiado fácil, sé en donde encontrarlos, siempre van a estar estáticos mientras divisan a los horizontes y a otros tejados desde su altura, no tiene mérito, demasiado fácil...(impás de dos horas por mantener una conversación en un parque con las estrellas y con una cría de mona de la que estoy enamorado ¿cómo se retoma un texto?)... A mí me encanta sobrevolar bajo tierra, buscando tejados debajo de los cimientos, escarbando entre los diferentes estratos, en el alcantarillado, entre los fósiles de un mundo que pese a haber existido en un ayer maravilloso, merece ser limado por el recuerdo.
¿Qué veo cuando encuentro algún tejado allá donde miro? Veo a la parte trasera de mi espalda.

darkblue7 jue. ago. 24, 05:36:00 p. m.  

Invitada quedas a sobrevolar mi tejado cuando quieras
Muchos besos

JB vie. sept. 08, 07:06:00 p. m.  

AlNiTaK, conozco a una Oti, que acaba de sobrevolar tu post y me lo re-vuela por el ciberespacio. Y yo, que ya estuve aquí, hoy regreso y me poso a escribir porque ya lo leí. Menudo revuelo!

Si se entera, que te cuento el cuento, seré yo el que se vaya a tomar viento!

Cuida tus plumas, mantenlas limpias. Se avecinan cambios de tiempo(s).

Son tiempos difíciles para los soñadores...
Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Alnitak no se responsabiliza de las opiniones y comentarios vertidos por los usuarios. Cualquier sugerencia será bien recibida.


Ellos me contaron que...

Followers

  ©Template by Dicas Blogger.