martes, agosto 11, 2009

Cuando se para el tiempo...

Esta noche pensaba volver a casa sola, como de costumbre. Me había acostumbrado a que nos besáramos casi sin saber, casi sin entenderlo y me parecía habitual que el tiempo se parara y las cosas nunca siguieran su curso. No nos llega la pasión, no para tanto, mejor así, pensaba. Y ahora te tengo aquí, atrapado entre mis piernas mientras te beso la espalda poco a poco y maldigo todos los besos que nunca nos dimos, todos esos besos que dejamos marchar.

¿Sabes que me vuelven loca las espaldas?, y lo suelto así, casi sin pensar, mientras apoyo mi cabeza en tu columna vertical para escuchar tu respiración. ¿Todas?, contestas, no has cambiado nada, te sigue excitando más que nada en este mundo la competición, conseguir el trofeo, disfrutas dejando que otros me seduzcan y me enamoren para demostrarles luego que ni siquiera eso podría impedir nuestros besos apasionados. Esos que compartimos todos estos años, robados a las madrugadas, soñados en pisos ajenos, besos para comenzar el año, cada año, esos en los que tu boca me penetraba tanto que parecía que ibas a absorber mis labios de un momento a otro, esos en los que te robaba a mordiscos los restos de mazapán, de turrón y uvas.

No todas, me gusta tu espalda, tu piel suave, tostada por el sol, el sabor a agua salada y arena, pero eso no te lo digo, mis manos contestan colándose por debajo de tus brazos apoyados en el borde de la cama, y yo te recuerdo de nuevo que soy incansable, incansable de ti, de sábanas, de sudor, de sexo, encerrémonos en esta sauna de sensaciones durante días, dejemos que el mundo se pudra fuera, que se paren los relojes, que se congelen las sonrisas, gastemos en esta semana todos los orgasmos de algún país europeo poco apasionado, recuperemos los besos con sabor a alcohol, a borrachera, a costa y fuego, los que nos hemos regalado a cuentagotas durante estos años, recuperémos el tiempo que no volverá.

Quiero repetir, y eso sí lo digo, alto y claro, quiero que vuelvas a beber de mí, hasta la última gota, que me deshidrates si es necesario, como hace veinte minutos o diez o hace un rato, que me tiemblan las piernas sólo de pensarlo y ya no soy capaz de medir el paso del tiempo. Aún noto tu lengua vaciándome desde adentro, tus ojos mirando curiosos, pícaros, intentando seguir la pista del próximo orgasmo. Podría beber de ti toda la noche, tu vagina sabe a sexo y a sal, me susurraste al oído entre respiración y respiración, y aún escucho el eco de tus palabras en mis tímpanos... Vuelvo a sentir las ansias de ti en la parte interna de mis muslos, entre la realidad vivida y la fantasía imaginada de lo que aún está por suceder.

Y me deslizo en tu regazo y te dejas convencer por mi boca que se posa suavemente bajo tu abdomen, porque no te queda más remedio, porque ya es demasiado tarde, porque aún puede esta cama arder tanto y más que las cuatro horas anteriores, porque te suplico al oído que me mates, que me partas en dos, que rompas de inmediato, que te olvides de todo el romanticismo si alguna vez lo hubo, que me hagas tuya, sin tapujos, sin miedos, por la espalda y sin avisar, porque te necesito dentro, una y otra vez, porque quiero dejar grabada esta noche en la pintura de tu pared, en los muelles de tus camas, porque quiero que la recuerdes como la mejor, como la que nunca viviste, porque quiero seguir siendo tu trofeo después de hoy y para siempre, porque quiero que vuelvas a mí cuando otras no sean capaces de darte lo que necesitas.

Y entonces, despiertas, y te levantas y me arrastras contigo hasta la pared y allí me dejas mientras noto el deseo que reboza tus ojos, y tu respiración descontrolada como un perro en situación de ataque, y me volteas, me cacheas, me paralizas contra la pared como a los delincuentes, porque lo soy, porque hacerte esto debería estar prohibido, porque sé que en el fondo me odias por arrebatarte la calma, pero te desvives por follarme aquí, sin preliminares, sin palabras, sin besos, contra la pared, como castigo, porque no hay nada que te guste más que llevarme la contraria, y me miras de reojo sin que tus manos dejen de violar cada rincón de mi piel, con las pestañas bajas, pidiendo permiso para hacerlo, para perderme el respeto, para sentirte dueño y hombre y recuperar el poder, la libertad y la autoestima que te robaron mis proposiciones intimidantes cuando aún vivíamos de noche, porque tú y yo sabemos bien que eso es lo único que aporta la dominación.

Adelante, te digo, y, entonces, el tiempo se para.


* Este relato lo escribí para el Encuentro de Relatos Eróticos que organizó un amigo, espero que lo disfruten.

13 comentarios:

Uno de tantos mié. ago. 12, 02:09:00 a. m.  

Caray con los calores veraniegos... ya echaba de menos yo un relato de éstos jajaja!

Y antes de que preguntes qué hago despierto a estas horas, estoy currando.

Alejandro jue. ago. 13, 12:59:00 p. m.  

Qué texto más extraño, Davinia

Pez Susurro jue. ago. 13, 03:26:00 p. m.  

Vale....

...necesito un respiro....

Pez Susurro jue. ago. 13, 03:30:00 p. m.  

....

.....vale, ya.....

...esto......yo.....

eh....joder...

yo.....eh....

FLIPO.

;)

Alnitak vie. ago. 14, 12:42:00 a. m.  

:-)

@Uno de Tantos: Ya me ha contado Javi sobre tu nueva vida.
@Alejandro: No tan raro, ¿no?
@Pez Susurro: :-) Me alegra que te guste.

Yaiza vie. ago. 14, 01:31:00 p. m.  

Y porque no sólode hombres vive el sexo... Esto te eriza la piel. Es muy intenso y está tan bien escrito que parece que estás ahí.

Un beso!!

Alnitak dom. ago. 16, 10:56:00 p. m.  

@Yaiza: Me alegro, eso pretendía... Muak!d

Raquel Godos lun. ago. 17, 02:58:00 p. m.  

Te he enlazado a mi blog, me encanta como escribes, que lo sepas ;)

Raquel Godos mié. ago. 19, 03:00:00 p. m.  

Y ahora que leo el relato más detenidamente me doy cuenta de que eras la versión prosaica de Gioconda Belli. Qué maravilla..

Alnitak mié. ago. 19, 04:56:00 p. m.  

@Raquel: :-), me halaga mucho la comparación, pero aún me queda mucho para parecerme a la Belli, y mucho más para ser capaz de hacer algo similar a su poesía. Pero gracias de todas formas, ayuda mucho saber que mis lectores disfrutan de lo que escribo...

Roberto vie. ago. 21, 05:30:00 p. m.  

donde hay que firmar por encerrarse en una habitación a reinventar el sexo y el amor?

maravilloso texto...tenía ganas de tu caos...

un beso..no dejes de escribir, lo haces endemoniadamente bien!

amelie lun. ago. 24, 03:29:00 p. m.  

Hola, llegué aquí por recomendación de Raquel... y me ha encantado leer este relato. ¡¡¡Qué intensidad, por favorrrrr!!!

Te enlazo desde el mío...

Un placer conocer tus letras. Saludos

Son tiempos difíciles para los soñadores...
Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Alnitak no se responsabiliza de las opiniones y comentarios vertidos por los usuarios. Cualquier sugerencia será bien recibida.


Ellos me contaron que...

Followers

  ©Template by Dicas Blogger.