jueves, junio 28, 2007

Lunes 4 y cuarto menguante

Uno, dos, tres, cuatro… Hace días que los cuento a todas horas, y aún no he conseguido contar siempre el mismo número de barrotes. No sé, tal vez sea la vida, el sueño, las horas, la oscuridad. Tal vez sea el cansancio, el aburrimiento, la soledad.

Nueve, diez, once, doce… He perdido la cuenta, igual que perdí hace meses la cuenta de los días que he pasado encerrada en estas cuatro paredes, sin luz, sin nadie con quien hablar, sin nadie con quien compartir una mirada, a oscuras, absoluta y terriblemente a oscuras.

Veintitrés, veinticuatro, veinticinco,… Cada una de las esquinas de este cuarto lleva escrita mis horas bajas en este encierro, cada una de ellas me ha visto pasar por momentos de locura y de histeria, de resignación y desesperación, cada una de estas esquinas me ha visto realmente como soy, como la lunática que llevo dentro, porque en ellas he depositado mis máscaras, mis infiernos, mis poses y mis otros yos, condicionados por lo quiero ser y lo que no soy.


Treinta y seis, treinta y siete, treinta y ocho,… En la esquina derecha superior de esta celda he dejado mi seriedad, mi yo excesivamente responsable que hace años que yo no encuentro pero la vida se encargó de depositar sobre mis hombros para siempre, inamovible, incansable, presuntuosa y centro de atención, mi tan odiada supuesta seriedad.


Cuarenta y nueve, cincuenta, cincuenta y uno,… En la esquina izquierda inferior mi agresividad, acompañada de mi seguridad que se contenta con asomarse tras la sombra de la primera, mis respuestas exactas y precisas, mi actitud lógica y realista, mi yo práctica y ambiciosa. Se han quedado ahí mirándome con cara de no entender nada, con cara de destierro, mientras yo las miraba desde aquí sin ser capaz de reconocerlas como parte de mí, como parte de este olvido y de este trocito de cielo en el que solía vivir. Nunca me sentí identificada con esta esquina de mi apariencia y nunca entendí como mi Yo subconsciente era capaz de transmitirlas como máscara y parte de lo que algún día fui.


Sesenta y dos, sesenta y tres, sesenta y cuatro,… En la esquina derecha trasera, he depositado mi timidez después de que mi yo charlatana, se descojonara –sí, sí, descojonara – a lágrima viva al descubrirla. ¿Tímida yo? A ratos, a veces, a intervalos tan pequeños de tiempo que resultan casi imperceptibles. He descubierto que sólo se mostraba durante los dos pequeños segundos del comienzo de una conversación, quizás se estiraba hasta alcanzar los primeros veinte minutos cuando se trataba de conversar con posibles candidatos a mi cariño, desilusionados y extrañados. Escurridiza, inadvertida, precavida y bien disimulada timidez.


Setenta y cinco, setenta y seis, setenta y siete,… Y allá, en el fondo en la esquina izquierda, distraída, ensimismada y atolondrada está mi distancia, que se ha quedado ahí quieta, indiferente e independiente, pero inseparable de mi frialdad aparente y mi supuesta madurez. Yo, abrazadora por naturaleza, cariñosa sin solución, bañada por una capa distante y fría, una máscara de hielo de lo que fui y de lo que aún no he dejado de ser. Nunca pensé que aún siguiera ahí ese disfraz, después de años de haberlo tirado a la basura, después de haber proclamado orgullosa a los cuatro vientos que me había librado de él. Ya ves, mi distancia emocional sigue aquí, dando coletazos en la vida y desmotivando corazones.


Ochenta y ocho, ochenta y nueve, noventa… Bajo esa cama, he guardado todos mis miedos, mis derrotas y mis inseguridades, esas que sí tengo y que nadie parece ver, esas que son lo que hay y lo que creo que muestro. Esas que me amarran a estas cuatro paredes y me condenan a este insensato y deleznable encierro, esas que se empeñan en impedirme ser feliz, esas que he conseguido extirpar a base de llantos y quejas sin sentido en conversaciones de horas y de amigos. Bajo la cama que vigilo de medio lado, para evitar que se escapen, para evitar que me pillen desprevenida otra vez.


Noventa y tres, noventa y cuatro, noventa y cinco… Aquí, aquí en el centro y en el suelo de esta maldita celda me he quedado sólo yo, me he desligado de todos los fantasmas del pasado y de todos los disfraces del presente. He permitido a mis emociones bailar a gusto, a mi Yo lunática, esa que soy y he sido siempre, esa que nadie ve, esa que sólo se muestra en silencio, en sueño interno, esa que sólo quiere aparecer cuando nadie la observa y en los lunes 4 y cuarto menguante. He olvidado mis prejuicios, y he comenzado a hacer todo aquello que siempre quise hacer, todo aquello que me define de verdad y todo aquello que le facilitará reconocerme entre la multitud, y Mirarme a los Ojos como dijo A., y dejar que el mundo nos permita compartir un par de conversaciones a solas. Eso bastaría. Y ha sido entonces, justo en el momento en el que me quedé sola, sola de verdad con mi Yo real, cuando conseguí terminar de contar.


Ciento seis, ciento siete y ciento ocho. Ciento ocho barrotes que me impiden ver el sol, ciento ocho barrotes que me han tenido aquí encerrada durante tanto tiempo y se han encargado de olvidarme como siempre fui. He terminado de contar, de una vez y para siempre, porque ahora que tengo claro cuántos barrotes me retienen en esta cárcel filosofal puedo mirar sin miedo al techo y descubrir que esta caja no tiene tapa y que me basta escalar un par de metros para volver a ver la luz. Por fin.

pd. Sabes que va dedicado a ti, niña, sin tu ayuda nada habría sido posible.



7 comentarios:

didac jue. jun. 28, 10:31:00 p. m.  

mil uno mil dos mil tres ......voy a pensar en dejar de contar !!!! no es malo tener mil caras solo hay ke saber mostrarlas !!!
me ha sentado bien leer este post antes de irme a mi habitacion ..gracias caos

amandine vie. jun. 29, 06:57:00 a. m.  

Antes de poder volver a volar, hice como tú,
conté uno a uno los barrotes de la ventana demoledora que me separaba de mi propia libertad.

Carcelera de mi misma, me tuve castigada en prisión más de tres años...

un día, acurrucada en el centro de mi cama, azotada por los fantasmas de un pasado que me atormentaba y zarandeada por una deriva emocional que yo misma me había impuesto, de pronto, abrí los ojos y me miré en el espejo.

Y me vi.
Más allá de lo que nunca me había visto.
Y miré a mi alrededor y sentí que la luz de los que me amaban de modo incondicional estaba aguardando a que yo dejara de contar las horas que me restaban de dolor y las sustituyera por horas de vida.
Ellos, mis duendes, son mis pilares de luz, mis columnas de afecto, lo que soy y lo que los otros me hacen ver que soy.

Y decidí limpiar cada esquina de aquella celda, de mi Yo más terrible, el más castigador, el más devorador de sueños, ese Yo tormento, espiral de desasosiego, templo de miedos y sin razón.
Limpié con lágrimas y piel, con sudor y desgarro, con girones de rizos que tuve que cortar de mi melena para poder seguir limpiando(me) por dentro, muy por dentro.

ahora, un año después, me miro de nuevo en el espejo y éste me reconoce.Me sonríe.
Hoy, la mirada es serena y la sonrisa auténtica.
He dejado de mentirme. He dejado de engañarme.

tan sólo puedo ser lo que soy.
y así he de amarme.

Mi niña, me tocaste el corazón.
Siento la empatía de quien vivió, de quien ya estuvo ahí.

Por eso te dejo aquí ese duende que me pides...tanto como lo desees, como lo necesites...él sabrá darte la mano que yo te daría si estuviera sentada ahí contigo, en el borde de tu cama y esperando a que abras los ojos, mires fijamente a la luz y decidas saltar por la ventana para alzar el vuelo.

Reencontrarte es el viaje más fascinante que podrás hacer...

Un beso, en tu Yo.
Un sueño...todo.

Anónimo,  vie. jun. 29, 12:25:00 p. m.  

Dicen que el cambio es una puerta que se abre desde dentro y todavía resuena en mis oídos el ¨pero amigo, ¿quién te ata?¨ de aquel cuento budista y me sigue conmoviendo el ¨A prayer for the wild at heart kept on cages¨ de Tennesse Williams.

Y sin embargo, a pesar de tanta teoría, disto mucho de ser libre en muchos campos de batalla.

Pero quizá eso no importe demasiado.

También he abierto alguna puerta. No sé muy bien quién me ata. Y si es que todavía estoy en alguna jaula, también me he escapado de algunas otras.

Mi corazón salvaje no tendrá más remedio de seguir limando las que me queden. Es un impulso vital.

Tiempo al tiempo. Y suerte a los valientes.

L.

Trapi vie. jun. 29, 05:36:00 p. m.  

Un placer leerte.

Saludos

Chare dom. jul. 01, 06:23:00 p. m.  

A veces es la adaptación la que nos permite moldearnos... Pero somos fuertes a pesar de la oscuridad...

Un abrazo fuerte alnitak y ten buena semana

alon mar. jul. 03, 04:05:00 p. m.  

ha sido precioso descubrir de tu mano, tu yo profundo... preciosa también tu respuesta amandine...

algo que vi escrito por ahí:

"si no subes al tren de tus deseos acabarás en la cárcel de tus miedos"

un abrazazo

La cónica lun. jul. 09, 11:53:00 a. m.  

¿Estamos totalmente encerrados, totalmente enjaulados alguna vez? Alguna otra, ¿somos totalmente libres?

Son tiempos difíciles para los soñadores...
Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Alnitak no se responsabiliza de las opiniones y comentarios vertidos por los usuarios. Cualquier sugerencia será bien recibida.


Ellos me contaron que...

Followers

  ©Template by Dicas Blogger.