lunes, abril 16, 2007

Segundos en el tintero

Álex ha estado repasando sus recuerdos y ordenando sus memorias. Ha pasado una larga tarde de domingo, dándole vueltas a su pasado y midiendo el tiempo que pasamos juntos. Posiblemente nunca me habría contado que había invertido su tarde de domingo en esa curiosa tarea si no fuera porque al final, como cabía esperar, le ha pasado factura.
Eran las 6 de la tarde cuando mi teléfono sonó.

-Niña, sólo quería contarte una cosa que me ha dejado un poco preocupado -le escuché balbucear al otro lado de la línea-.

Yo esperaba alguna queja, algún silencio desagradable y un siento haberte llamado para esto pero necesitaba desahogarme, que se había vuelto tan común en nuestra relación últimamente. Pero su revelación fue mucho más sorprendente.

-He estado haciendo inventario del tiempo que pasamos juntos y las cuentas no cuadran: nos dejamos cientos de segundos en el tintero.

Cientos. Eso era mucho más de lo que pensé dejar. Estaba acostumbrada a vivir mis relaciones intensamente, segundo a segundo, minuto a minuto, viviendo siempre cada momento como si fuera el último. Para mí el tiempo juntos no eran sólo los momentos que compartimos sino todo lo que hicimos los dos solos, juntos o con otras personas durante los años que duró nuestra relación. Haberme dejado segundos en el tintero era algo que no encajaba con mi forma de ser y tampoco con la de Álex.
Él no quiso ahondar más en la cuestión y colgó el teléfono con un sobrio "Sólo quería decírtelo", pero sin quererlo me metió de lleno en su saco de preocupaciones. Ambos sabíamos que muchas otras veces perdimos un tiempo considerable en otras relaciones, puesto que no todo el mundo está dispuesto a administrarlo y aprovecharlo de esa manera. Pero hasta ayer los dos pensábamos que eso no había ocurrido entre nosotros, estábamos completamente de acuerdo en lo que significaba para nosotros el tiempo juntos y por eso encajábamos a la perfección. Posteriormente, cuando consideramos separarnos fue debido a otros motivos que no tienen ahora ningún interés real, pero mientras lo nuestro duró aprovechamos cada segundo. O eso creíamos.
Cientos de segundos en el tintero... La frase estuvo rebotando en mi cabeza durante toda la tarde y hasta bien entrada la noche, pero por más vueltas que le daba no conseguía recordar cuándo olvidamos esos segundos, cuándo los perdimos...
Quizás fueron los segundos anteriores a nuestro primer encuentro, nuestra primera sonrisa, nuestro primer beso, nuestro primer polvo, esos en los que deseas a gritos dar el primer paso pero el miedo a ser rechazado te paraliza y lo retrasa eternamente. Quizás fueron los segundos posteriores a nuestro primer desacuerdo, nuestra primera discusión, nuestro primer enfado, esos en los que el orgullo te impide acercarte cuanto antes a solucionar la situación. Quizás fueron los segundos que pasaron hasta que pudimos mostrar nuestro amor en público, hasta que ambos reconocimos que se trataba de algo más que un lío de una noche, hasta que fuimos capaces de aceptar el compromiso, los segundos hasta nuestro primer Te quiero, esos segundos que perdimos cuando el miedo al compromiso y a perder el tiempo nos ataban a nuestra aparente independencia. Quizás fueron los segundos que perdimos cuando olvidamos nuestra pasión en el armario, cuando comenzamos a disfrutar del coqueteo con otras personas, cuando nos aburrimos de nuestras conversaciones, cuando pensábamos que sólo era una etapa a superar, esos segundos en los que aguantamos y tiramos de la relación hasta que nos obligamos a reconocer que todo había acabado.

He seguido dándole vueltas toda la noche, y he llegado a la conclusión de que Álex está equivocado: no sólo nos dejamos cientos de segundos en el tintero, dejamos miles... pero al menos esto nos ha enseñado que no siempre es posible vivir segundo a segundo.

20 comentarios:

amandine lun. abr. 16, 06:14:00 p. m.  

magnífico y real.
sin más palabras te envío un sueño de miles de segundos...

Horuhe Ruisu mar. abr. 17, 03:57:00 a. m.  

Encantador, es genia. Me encanta como escribes

saludos

el mono dorado mar. abr. 17, 09:44:00 a. m.  

Siempre quisé tener un exprimidor de segundos. Pero son caros.Y hay que tener fuerzas para licuar tu vida y aprovecharla al máximo.

nena mar. abr. 17, 12:26:00 p. m.  

me encanta como escribes y como lo espresas, felicidades. siempre te leo

Gaby mar. abr. 17, 04:54:00 p. m.  

El tiempo...
Creo que es el elemento más cruel que existe.
Es cruel porque es realmente independiente de todo.
No lo puedes controlar, ni aferrar, ni dominar ni someter.
Ahí radica su crueldad.
No espera a nada ni a nadie..

Por eso es valioso.
Por eso los segundos son un tesoro..porque se evaporan de tus manos ante tus ojos y no puedes evitarlo.

Es muy bonito escribir sobre el carpe diem, y explotar cada segundo como si fuera el último...pero, como dices al final...no es posible.
Se puede aprovechar, y es una obligación, pero seamos realistas.
Nunca hay que despegar del todo los dos pies del suelo, porque no hemos nacido con alas. ;)

Me encanta como eres capaz de vestir o desvestir a tu antojo de lirismo las palabras.Hacer crudo lo teóricamente bello o divinizar lo normal y mundano...

Es una reflexión clara sobre algo duro, pero real, dicho con gusto, clase y en primera persona, por eso me gusta.

Vaya, me ha quedado bastante técnico,no? un poquito redundante, pero fiel a lo que quiero expresar, que es lo importante.
Es que los martes lluviosos son propicios para hablar y desvariar.

Resumen: Precioso texto.

1Beso, Chica/Estrella ;)

G.

Anónimo,  mar. abr. 17, 06:50:00 p. m.  

Me fascinan tus textos niña... y este en particular es una gran realidad. A veces esos miles de segundos se pierden sin que nos demos cuenta como huellas en el suelo...
Me ha gustado muchísimo
un besazo !

Tharsis

El detective amaestrado mar. abr. 17, 07:38:00 p. m.  

Felicidad en instantes que mojamos en tinta...

La cónica mar. abr. 17, 10:26:00 p. m.  

Se necesitan pausas. Silencio. Ritmo.
Segundos en el tintero.
Vivir al compás.
Con la prisa, a veces,
se pierde el paso.

Encantada de pasar por tu casa.

Alice ya no vive aquí mié. abr. 18, 11:57:00 a. m.  

Últimamente tengo la extraña sensación de que las palabras no me llegan por casualidad, que hay algo a mi alrededor confabulándose con mis emociones.

Miles de segundos en el tintero... ¿cómo sobrevive alguien a eso? :´(

Alnitak mié. abr. 18, 12:35:00 p. m.  

@ Amandine: Acabo de pillar el sueño, mil gracias.
@ Horuhe ruisu: Me alegra mucho que te guste.
@ El mono dorado: Muchas fuerzas, sí.
@ Nena: Encantada de tenerte por aquí, se agradece que mis lectores comenten para saber que no escribo para el espacio infinito. :-)
@ Gaby: ¿Vestir de lirismo las palabras? Yo no diría tanto, aún me queda mucho por aprender, pero gracias por tus halagos.
@ Tharsis: Lo malo es que nos pasa tan a menudo que hemos llegado a acostumbrarnos, por eso necesitaba escribir este texto.
@ Detective: A veces no sólo felicidad...
@ As de Piqas: ¿?¿?¿?¿? Lo siento, no lo he entendido. :-(
@ La Cónica: Encantada de tenerte por aquí.
@ Alice: Yo creo que las casualidades no existen, las cosas suceden por una razón, y esa razón es la que tenemos que buscar. A pesar de todo se sobrevive, cuesta pero se sobrevive.

Chare mié. abr. 18, 06:49:00 p. m.  

Cierto alnitak... A veces se escapan los segundos... pero hasta esos que se escapan y se quedan en el tintero son segundos empleados en algo... tal vez en el silencio... Me ha agradado mucho leer esta historia tuya, enhorabuena alnitak :)

Un abrazo fuerte

Anónimo,  jue. abr. 19, 02:30:00 a. m.  

Hola, Alnitak! Te leo desde hace muy poco, desde el domingo pasado (15/04/07). Sin quererlo, llegué a ti por... azar?? No lo sé, pero me vino muy bien encontrarte. Para mí fue un gran descubrimiento, tuve mucha suerte.
Me gusta cómo escribes y lo que cuentas, y me sentí identificada con algunas cosas: frases, experiencias, sentimientos, étc. Tengo curiosidad por saber más de ti, por saber si esto lo haces exclusivamente aquí o escribes también en la vida "real". Yo sólo lo hago en mi espacio, nada que ver con el tuyo.
Bueno, no me enrollo más. Enhorabuena por este sitio tan chulo que has creado! Te seguiré leyendo. Un saludo,
una chica algo "desubicada".

629 jue. abr. 19, 10:50:00 p. m.  

Yo no podría dormir. Tanto tiempo sin un buen uso.

La Chusma no-editorial vie. abr. 20, 12:47:00 a. m.  

http://www.lachusmaeditorial.blogspot.com/









¡¡¡¡¡Literatura barata para las masas!!!!!

LoveSick dom. abr. 22, 12:35:00 p. m.  

tal vez el caos comienza a nacer cuando distorsionamos el tiempo, cuando los momentos largos se nos hacen cortos y los que deberían ser cortos se nos hacen muy largos... y además no dejamos de pensar en los que podríamos haber vivido y nunca lo hemos hecho.

un saludo de un caos a otro caos.

alon lun. abr. 23, 06:08:00 p. m.  

joder me ha encantado tu relato.

hondo y sincero.

vivir es lo que hacemos entre pérdida y pérdida de tiempo

beso

MentesSueltas mar. abr. 24, 11:40:00 a. m.  

Hermosisimo... la magia y la presencia del tiempo en nuestras vidas.

Dejo un abrazo desde Buenos Aires
MentesSueltas

Cascabel mié. abr. 25, 10:49:00 p. m.  

No quería quedarme sin decirte que este texto me encantó. De hecho, se lo pasé a una amiga para que lo leyera, ella entendió perfectamente el porqué...Has dado con una de las principales sensaciones que se experimentan cuando el amor acaba, la reflexión sobre el tiempo perdido, aunque quiero seguir pensando que quizás algún día logremos vivir segundo a segundo.

Un abrazo

AsDePiqas mar. may. 08, 03:26:00 p. m.  

Significa que me emocionó

Son tiempos difíciles para los soñadores...
Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Alnitak no se responsabiliza de las opiniones y comentarios vertidos por los usuarios. Cualquier sugerencia será bien recibida.


Ellos me contaron que...

Followers

  ©Template by Dicas Blogger.