viernes, noviembre 14, 2008

Desnúdate antes de entrar

Creo que yo me lo merezco ¿no? Deja tu ropa sobre el sillón del salón pero cuando entres en mi habitación no traigas nada contigo. No necesito saber cómo vistes ni a qué tribu urbana perteneces para hacerte el amor a fuego lento junto al balcón. Tampoco necesito que te traigas los papeles del trabajo o la corbata de las reuniones para deslizar mis manos sobre tu cuerpo y aspirar tu aliento a bocanadas. No necesito tus zapatos obstaculizando nuestros bailes por la habitación ni el cierre de tu cinturón impidiéndome comerte a dentelladas. No, de eso nada. Yo me merezco mucho más.

Me merezco tus suspiros junto a mi oído, sentir bajo mi piel el tambor incesante de tu respiración y el batir de alas de tu corazón. Necesito descubrir a qué sabe tu piel, saborearte, besarte, lamerte, escurrirme entre tus piernas y quedarme ahí para siempre. Necesito atravesar tu espalda con la yema de mis dedos y dibujar la geografía de nuestro mundo imaginado y de todas las aventuras que aún nos quedan por vivir dentro de esta habitación.

Desnúdate antes de entrar, porque aquí no vale nada de lo aprendido fuera, aquí me vale lo que eres tú, las máscaras olvídalas en la puerta, los miedos olvídalos en la puerta, pero sobre todo olvida el miedo a tus propios deseos. Aquí todo es posible, la palabra no está prohibida y el deseo se apodera de los cuerpos desnudos sin piedad pero con mucha picardía.

Déjame adivinar lo quieres, lo que fantaseas, lo que deseas sin demora, y déjame hacerlo realidad. No me escucharás pedirte que te vayas pero tendrás que estar dispuesto a aceptar sin prejuicios que mis deseos no tienen límites y que hace tiempo que espero que me des, todo aquello que otros no han conseguido darme.

Desnúdate antes de entrar, y olvídate del mundo que nos rodea porque desaparece cuando nuestros cuerpos se funden y el universo se esconde en esta burbuja de placer. Pero sobre todo, desnúdate antes de entrar porque yo tengo intención de hacerlo.

6 comentarios:

Sharif vie. nov. 14, 10:05:00 p. m.  

Exactamente, hay veces en las cuales el caparazón urbano simplemente sale sobrando.
Bueno tenerte por acá.
Saludos.

Anónimo,  sáb. nov. 15, 11:07:00 p. m.  

Pongamos las cartas sobre la mesa y quitémonos la ropa que lo importante es lo de dentro, ¿qué mas da el envoltorio cuando te deshaces por segundos cuando estás a su lado?

Sí que pega contigo eso de "desnúdate antes de entrar". Siempre dejar las cosas claras y expresar lo que se tiene dentro sin trampas ni cartón.

Besitos!!

Anónimo,  dom. nov. 16, 07:05:00 p. m.  

Me encanta que actualices de esta forma!! Ole y Ole por mi poetisa erótica...
PD: (Yo lo acerté)

Andima,  mié. nov. 19, 10:13:00 a. m.  

Bonita entrada pero ¿estás segura de que querrías hacer realidad todos los sueños de un hombre con sangre en el cuerpo? No es que me guste, pero a propósito de esto se me vienen a la cabeza los versos de una canción de Malú: "Toda, entera y tuya / toda, aunque mi vida corra peligro."

Alnitak dom. mar. 21, 03:28:00 a. m.  

Me he encontrado con tan pocos hombres con sangre en el cuerpo que mi respuesta es rotunda: Sí. Estoy segura.

Son tiempos difíciles para los soñadores...
Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Alnitak no se responsabiliza de las opiniones y comentarios vertidos por los usuarios. Cualquier sugerencia será bien recibida.


Ellos me contaron que...

Followers

  ©Template by Dicas Blogger.