domingo, noviembre 29, 2009

Un sandwich con huevo

Aquella tarde la cafetería estaba casi vacía y mientras yo me manchaba los dedos perfilando el borde de la taza de café que todas las tardes me tomaba en aquel mismo asiento, en aquella misma mesa, junto a aquella misma ventana, ella había usurpado mi lugar (sí, en aquel asiento, en aquella mesa, junto a aquella misma ventana) convirtiendo una tarde cualquiera en un amasijo de nervios en las manos, de rabia en los ojos y de desesperación. ¡Que se vaya! Y cuanto antes mejor. Que me deje mi lugar en la cafetería y releer los primeros versos de este nuevo libro, que aquí no puedo abrirlo, no hay suficiente luz, hay demasiado ruido (me molesta el ruido de la máquina de café y el camarero que grita a cocina un sandwich con huevo y el clinc clinc de la máquina registradora), y porque aquí me llega el frío de la puerta al abrirse, y después el de la señora que se queda en la entrada, que habla con alguien de afuera, que no se decide, y la puerta que sigue abierta y el frío que me llega, hasta que por fin entra y cierra y yo ya me he desconcentrado y así no puedo leer y mejor que se vaya, que me deje sentarme en mi asiento, en mi mesa, junto a mi ventana. No quiero nada más, gracias, ¿sabe si esa chica lleva mucho tiempo aquí? ¡Cómo que toda la tarde! ¡Cómo que debe esperar a alguien! ¡Cómo que es la primera vez que la ve! Y no se marcha, no parece tener intención de marcharse, dos tés, un croissant a la plancha, mientras mira por la ventana y pierde el tiempo y yo me desespero y no tengo nada que hacer, y me fijo en que casi no parpadea y que al otro lado no hay nada que mirar, y me desespero y pago y me levanto y todo a la mierda. Mañana pienso volver y espero por su bien que haya vuelto a parpadear de nuevo, pero en otro sitio.

8 comentarios:

P. lun. nov. 30, 03:33:00 p. m.  

Pues sí que me ha gustado.

Roberto mar. dic. 01, 07:59:00 a. m.  

tal vez venga para quedarse...

un beso

Juanita mar. dic. 01, 01:35:00 p. m.  

Muy bien trabajo! por favor, sigue escribiendo! :-) Un beso

Héctor mié. dic. 02, 04:46:00 a. m.  

Caray cuanto oido, pero claro, estaba en tu sitio y mira que jode eso eh? En una serie que tú conoces unos personajes que tú conoces fingen que se pelean por un sitio en un bar que tú conoces.

Raquel Godos mié. dic. 02, 09:50:00 p. m.  

Y ése es TU sitio, el que una vez encontraste por casualidad mientras llevabas siglos buscando el perfecto. Es TU lugar, el que calientas con tus palabras -leídas o contadas- todas las tardes. Es TU asiento, el que ya ha adquirido tu olor. Al leerte no sé si me he dado cuenta de que hay cosas que se nos escapan sin querer o de que hay cosas que, por mucho que otros se empeñen, siempre serán nuestras.

Yaiza sáb. dic. 05, 11:15:00 a. m.  

La usurpadora! Me encantó. Casi podía verla allí sentada. Y el frío de la puerta que se abre. Y tus labios y tu entrecejo fruncidos.

Un beso!

Anónimo,  jue. dic. 17, 09:55:00 p. m.  

Jo. Si llego a saber que era tu mesa, me levanto. Lo mismo podías habermelo dicho.
Pero imagínate lo mal que me lo estaría pasando yo, que me dieron plantón y no sabía cómo salir de allí sin que se notase.

Son tiempos difíciles para los soñadores...
Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Alnitak no se responsabiliza de las opiniones y comentarios vertidos por los usuarios. Cualquier sugerencia será bien recibida.


Ellos me contaron que...

Followers

  ©Template by Dicas Blogger.