lunes, mayo 18, 2009

La medida del sexo

El sexo no se mide en besos, ni en cajones de caricias, ni en orgasmos, ni en poemas susurrados, ni en sábanas, ni en huracanes de deseo, ni en resquicios de placer, ni en amor. El sexo se mide en momentos que te dejan sin respiración, en esos cosquilleos que te recorren la espalda de forma inesperada y se quedan grabados en la memoria.

De mis pasiones sólo recuerdo eso, el cosquilleo y la falta de aire, como un latigazo que marca el camino y se te graba junto a los lunares de la piel.

La medida de nuestro sexo no se mide en el calor de la habitación el pasado verano en una isla con los mejores atardeceres del mundo, ni en el par de horas que pasamos hablando para darnos cuenta de que sólo queríamos terminar a mordiscos, ni siquiera en el abrazo de amanecida con las respiraciones ya calmadas.

La medida de aquella noche no la pongo en duda. Aquella noche se mide por el cosquilleo que subió por mi espalda con el roce de tu piel en mis muslos mientras te deshacías despacio de mis pantalones, junto a la ventana, donde las luces del alba marcaban, colaborando con las persianas, un jersey a rayas sobre tu pecho. Y el latigazo, la falta de respiración y los tobillos que fallan y la falta de fuerza, y el dejarse llevar, y el cosquilleo.


Nuestra noche fue una de esas que nunca se repiten, noches de desahogo, historias puente, pasión y... (no, desenfreno, no) cosquilleo. Pero ahora, diez meses después, haciendo memoria, intento recordar los mejores momentos, medir el sexo como quien pesa un kilo de azúcar, y entre mis recuerdos se cuelan esas manos sobre mi cuerpo, ese segundo, ese cosquilleo...


... y siento como aún me sube por la espalda, el recuerdo.


5 comentarios:

Antonio Alfonso Alonso mar. may. 19, 11:07:00 a. m.  

La momentánea felicidad de la memoria...

Roberto jue. may. 21, 05:25:00 p. m.  

Los recuerdos son el combustible de nuestra alma...yo también cuando recuerdo moemntos de sexo, se me va la imaginación al recuerdo con mayúsculas de una caricia, de una mirada que incendió el aire...

gracias por visitar mi rincón clandestino. Siempre que quieras entra, no lo dudes, yo haré lo mismo por tu "casa", se está muy bien...tu poema "respirarte humo" si lo leyese en la calle me haría perder una parada de autobús o metro...un beso

Pez Susurro vie. may. 22, 12:34:00 p. m.  

Muy difícil explicarlo mejor....

a mi los recuerdos me atacan a la garganta...

me gustan los tuyos...

Besos, chica-estrella...

La Penca vie. may. 22, 01:47:00 p. m.  

Ay esos cosquilleos...Son geniales :)

Un saludo.

P.S. Yo también he estado a punto de dedicarle un post a Benedetti...Me dio mucha pena la noticia de su muerte...Un poeta tan genial y tan entrañable...

Ignacio Reiva sáb. may. 30, 06:01:00 p. m.  

Excelente forma de explicarlo.

Son tiempos difíciles para los soñadores...
Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Alnitak no se responsabiliza de las opiniones y comentarios vertidos por los usuarios. Cualquier sugerencia será bien recibida.


Ellos me contaron que...

Followers

  ©Template by Dicas Blogger.