sábado, julio 15, 2006

En el Andén

Estoy de nuevo sola aquí. Sentada en el andén, echándote de menos, echándole de menos, viéndola entre la multitud, recordando lo vivido con todos, diciendo adiós a un nuevo tren, viendo llegar a gente en los trenes que se acercan, y preguntándome cuándo y dónde está el tren que espero. Llevo casi cuatro años sentada en este andén, he conocido a muchas personas que se han sentado junto a mí en este banco mientras esperaban a sus respectivos trenes. Algunas incluso han terminado sentadas en otros andenes, de vez en cuando me llaman y me cuentan que tal van las cosas en esos andenes de estaciones diferentes, de estaciones paralelas, de estaciones con otros trenes que se mueven en otras direcciones. Otros se han marchado en sus trenes y se dirigen ya irremediablemente hacia sus respectivos destinos, y yo les echo de menos, les echo de menos cada día, cada hora, con cada paseo por esta estación, por este andén, por esta vida.
Y me he descubierto despidiéndome de gente que ni siquiera está aquí conmigo, de gente que espera en otros andenes a sus trenes, de gente que un día decide en ese andén del otro lado del mundo coger un tren, de gente que un día decide en ese otro lado del mundo cambiar de andén, de gente que desiste y decide coger un tren con alguien que se ha sentado a su lado en ese otro banco de otra estación.
Y yo estoy de nuevo sola aquí. Sentada en este andén, decidiendo que tren coger, y me doy cuenta de que mi tren aún no ha llegado, que aún le queda como mínimo un año para que llegue y yo estoy de nuevo sola aquí. Y me canso, me canso de despedirme, de reforzar lazos con las personas que se sientan a mi lado para luego despedirme de ellas cuando parten sus trenes. Me canso de echar de menos, de vivir echando de menos, de llegar a extrañar a las personas cuando aún están aquí. Me canso de darme a conocer, de mostrarme como soy, de dejarme querer, cada vez me cuesta más ser yo misma porque vivo en un andén, y no puedo construir aquí mi casa.
Puedo decorar el banco para sentirme menos sola, pero serán sólo fotos y recuerdos de personas en el andén, y ahora necesito un compartimento, necesito que llegue pronto mi tren.
Mientras, por si decides hacer alguna parada en tu viaje, yo estaré aquí, sentada en el andén.

2 comentarios:

darkblue7 sáb. jul. 15, 07:34:00 p. m.  

A veces es bueno sentarse y esperar... y no pensar.
Ánimo

Nepomuk dom. jul. 16, 12:14:00 p. m.  

Bueno... pero si lo piensas a fondo no está tan mal.

Sobre todo porque pasan trenes cada media hora y nunca se sabe lo que traen consigo. Y tú, por fortuna, tienes el tiempo a tu favor, así que...sólo es cuestión de tiempo. No estés triste, An.

Son tiempos difíciles para los soñadores...
Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Alnitak no se responsabiliza de las opiniones y comentarios vertidos por los usuarios. Cualquier sugerencia será bien recibida.


Ellos me contaron que...

Followers

  ©Template by Dicas Blogger.